Seguidores

miércoles, 1 de septiembre de 2010


Las fantasías tienen que ser poco realistas, porque en el momento, en el instante en que consigues lo que buscabas, ya no lo quieres, no puedes quererlo. Para que el deseo pueda seguir existiendo necesita que sus objetos estén permanentemente ausentes, no es eso lo que deseas, sino la fantasía de eso, osea que el deseo sustenta fantasías utópicas.

A eso se refiere Pascal cuando dice que solo somos verdaderamente felices cuando soñamos con la futura felicidad y también al decir que la cacería es más dulce que lo cazado o , ten cuidado con lo deseas, no por conseguirlo, sino porque estas condenado a no quererlo en cuanto lo consigas...

2 comentarios:

  1. esto me recuerda a la pelicula: "La vida de David Gale"... -_-

    ResponderEliminar